Diario Vasco

El mundo de Albaola sale de la factoría

fotogalería

Réplica a escala del pecio de la nao, aún en la factoría. / LOBO ALTUNA

  • Ciriza Etxea de Pasaia abre sus puertas el día 14 a la exposición 'Txalupak & Carretas'

  • La propuesta, que forma parte de Donostia 2016, aporta también una mirada a la actividad artesanal de los carpinteros de ribera, pezgueros y carreteros

Albaola, la factoría marítima vasca que construye la nao San Juan, prepara estos días en Ciriza Etxea de Pasaia su más destacada aportación al programa de la Capitalidad Europea de la Cultura, la exposición 'Txalupak & Carretas'. La muestra acerca pedagógicamente al público varios aspectos del trabajo artesanal que desarrolla la factoría pasaitarra, así como su vinculación con los suministradores de materiales procedentes de tierras burgalesas.

Incluida en el proyecto Itsasgileak de Donostia 2016 (Faro de la vida), la exposición llega a Pasaia precedida por el éxito de visitas que obtuvo el pasado año en el Museo de la Evolución Humana de Burgos, por donde pasaron 85.794 personas entre el 28 de noviembre de 2015 y el 4 de septiembre del año pasado. También le precede el amplio eco que obtuvo la ruta carreteril, la caravana de carros de bueyes que evocaba el transporte de la pez y los alquitranes con que se calafateaban los barcos de madera desde hace al menos quinientos años y que actualmente se siguen obteniendo artesanalmente en la población burgalesa de Quintanar de la Sierra.

Aunque 'Txalupak & Carretas' estaba inicialmente prevista en Donostia para el año de la Capitalidad, la prolongación de la muestra en Burgos obligó a retrasar fechas a la espera de un lugar de las características y el espacio como el que ofrece Ciriza Etxea de Pasaia. En este centro permanecerá entre el sábado 14 de este mes y el domingo 12 de febrero.

Como en Burgos, la exposición de Pasaia está comisariada por el presidente de Albaola, Xabier Agote, y el conocido antropólogo y codirector de la excavación de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga. Precisamente en la relación de amistad entre ambos está el origen de esta exposición, junto con el vínculo que ya existía con los representantes de la Real Cabaña de Carreteros de Quintanar de la Sierra y los pezgueros de aquella zona.

Más que un rescate histórico, la muestra pretende destacar la labor de antiguos oficios desaparecidos de la actividad industrial pero que se han conservado a través del mundo artesanal. Es el caso de los carpinteros de ribera y calafateadores, en la costa vasca, y de pezgueros y carreteros, en tierras castellanas. Junto a ello, la exposición intentará informar muy gráficamente sobre la construcción de la nao San Juan en la factoría Albaola y situará al espectador en el contexto histórico en el que se realizaba este tipo de embarcaciones.

La pez y los alquitranes

Mikel Leoz, técnico en patrimonio marítimo y responsable de exposiciones de Albaola, señala que la muestra se ha dividido en secciones para facilitar la comprensión del proyecto. La primera aborda el bosque serrano burgalés. «Se trata de una comarca situada a casi 2.000 metros de altura de extensos pinares y con una economía centrada en la explotación forestal», explica Leoz. En esta sección el visitante conocerá el bosque de pinos, las teas resinosas que se queman en los rudimentarios hornos para obtener de una forma muy laboriosa la pez y los alquitranes que se utilizan para calafatear los barcos de madera. Se muestran también algunos instrumentos característicos de esta tarea. Pez y alquitrán son elementos indispensables en la construcción naval tradicional. Se utilizan para cerrar las junturas de las maderas de la nave con la finalidad de que no penetre el agua.

Otra parte de la muestra aborda el trabajo del astillero y la tecnología que se utilizaba en el siglo XVI. En este apartado se exhibe la réplica exacta de una txalupa ballenera que se encontró junto a los restos de la nao San Juan y que ha sido restaurada con todo detalle por expertos de Canadá. «Esta txalupa nos sirvió para construir dos réplicas, en 2005 y en 2006, bajo la atenta supervisión de los arqueólogos de Parks Canada, y una de ellas es la que mostramos en la exposición, que además participó en la expedición que en 2006 recorrió la costa canadiense desde Quebec hasta Red Bay (Terranova-Labrador), el lugar donde se hundió la embarcación original y la nao San Juan».

La tierra nueva

Precisamente de la nao San Juan, su historia, su naufragio en 1565 y su hallazgo en 1978 por arqueólogos canadienses, trata otra parte de la muestra de Ciriza Etxea, que se complementará con una sección que contextualiza el lugar y la actividad del navío vasco en aguas de Terranova. Bajo la denominación de 'La tierra nueva', este apartado aborda la actividad industrial basada en la pesca del bacalao y la ballena, así como la relación de los arrantzales con los nativos de esa parte del mundo.

No podía faltar en la muestra de Ciriza Etxea una sección dedicada a la elaboración de la nao San Juan en la factoría Albaola. «Es un proyecto que sigue con absoluta fidelidad la construcción de una nave del siglo XVI con las técnicas de aquella época», explica Leoz. La construcción se basa en la exhaustiva documentación que ha proporcionado más de treinta años de investigación por parte de los expertos de la agencia gubernamental para el patrimonio de Canadá.

Quienes actualmente visitan la factoría Albaola pueden observar que la nao se encuentra a la mitad de su construcción. Ahora se trabaja en la segunda cubierta de las tres que tendrá. El proyecto se inició en julio de 2014 y, aunque no se maneja una fecha concreta para su finalización, no se descarta que todavía pueda quedar algo más de tres años para la botadura de la nave.

El Consulado del Mar

La exposición recoge una selección de documentos del siglo XVI que reflejan la importancia que tuvo en Consulado del Mar de Burgos, tanto en el desarrollo del comercio marítimo como en el ámbito de los seguros. De hecho, la nao San Juan estaba asegurada por dicha institución. «En esa época la relación de la costa vasca con Burgos era muy estrecha: eran clientes, proveedores y aseguradores», resume el técnico de Albaola.

Otro apartado de la exposición aborda los proyectos comunes entre la factoría, la Cabaña Real de Carreteros de Quintanar de la Sierra y los pezgueros. En este apartado se explica la labor que la entidad burgalesa realiza para preservar los oficios tradicionales y en concreto se habla de la ruta carreteril que, dentro del programa de Donostia 2016, se organizó el pasado verano entre la sierra burgalesa y Pasai San Juan, un trayecto con 18 etapas, entre el 31 de agosto y el 17 de septiembre que recorrió tierras burgalesas, riojanas, alavesas, navarras y guipuzcoanas.

Mikel Leoz considera que esta exposición no será la única que salga de la factoría ya que la labor de Albaola «no solo es la de construir la nao, sino que la nao es un instrumento para transmitir en nuestro entorno la importancia de la construcción naval y para hacer que la gente lo sienta como propio, y desde esta perspectiva estoy seguro de que habrá más exposiciones».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate