Diario Vasco

La huella de la Capitalidad más allá de 2016

fotogalería

Un operario trabajaba ayer en la construcción de la nao San Juan en la factoría de Albaola de Pasai San Pedro. / ARIZMENDI

  • Olatu Talka, Nuevas Dramaturgias y los Hirikilabs son algunas de las actividades que sobrevivirán en el futuro

  • El Patronato de la Fundación decidirá en enero los proyectos que tendrán continuidad y serán repartidos entre distintas entidades para su gestión

¿Y ahora qué? Es la pregunta que toca hacerse cuando pasado mañana entremos en 2017 y San Sebastián deje de ostentar de manera oficial el título de Capital Europea de la Cultura. El nuevo año aún nos traerá en sus primeros meses los últimos coletazos de su programación cultural, sobre todo los que tienen que ver con las exposiciones que arrancaron en diciembre, pero queda por conocer el 'legado' que dejará Donostia 2016 al ámbito cultural de la ciudad, y a Gipuzkoa en general.

Esta decisión se encuentra en manos de los responsables del Patronato de la Fundación Donostia 2016, esto es, el Ayuntamiento donostiarra, la Diputación, el Gobierno Vasco y el Ministerio de Cultura. Ahora queda por comprobar cuáles serán esas actividades originarias del proyecto de la Capitalidad que tendrán continuidad más allá de la vida de la Fundación de 2016.

Vida, que en un principio tenía como fecha de caducidad finales del año próximo, sin embargo, en la reunión mantenida el pasado lunes las instituciones que conforman el Patronato acordaron aprobar la extinción del órgano rector de la Capitalidad Cultural la próxima primavera. Los patronos han concluido que la Fundación debe desaparecer lo antes posible, en este caso, una vez realizados los trabajos de autoevaluación de la Capitalidad. De ninguna manera se produciría antes del 31 de marzo, ya que el reglamento de las capitales europeas de la cultura requiere que el ente que ha gestionado el proyecto se mantenga en funcionamiento un mínimo de tres meses tras el final del año cultural.

Las instituciones no han decidido todavía cómo se va a gestionar la globalidad del legado a partir de ahora y se han dado de plazo la segunda quincena de enero para volver a reunirse y decidir qué actividades tendrán continuidad durante el 2017 y qué entidades se harán cargo de su organización. Estas, entre otras, serían: Donostia Kultura, Tabakalera, Museo San Telmo, Koldo Mitxelena y Casa de la Paz de Aiete. Lo que ya se conoce es el presupuesto que manejará el 'legado' que contará con unos ingresos de 2,4 millones de euros y unos gastos de 1,8 millones. De la cantidad que percibirá la Fundación en 2017, el Consistorio y Diputación aportarán 400.000 euros cada uno, mientras que el Gobierno Vasco destinará 1.586.666. El Ministerio de Cultura no destina cantidad alguna. La cuantía restante, 34.620 euros, provendrá de subvenciones varias.

Entre las actividades que se han consolidado y que seguirán teniendo vigencia al menos un año más destaca la fiesta del Rompeolas/Olatu Talka, que celebrará su octava edición del 19 al 21 de mayo. Este festival contará con un presupuesto de 320.000 euros, misma cifra que en el año que nos deja, y pasará a organizarlo de manera exclusiva Donostia Kultura. Otro de los programas que vivirán una nueva edición será el de 'Nuevas Dramaturgias'. El proyecto iniciado el pasado año en el que participan el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, el Arriaga de Bilbao y el Principal de Vitoria busca crear una red de dramaturgos y creadores que elaboren material para teatro.

Otra noche de teatro

Los Hirikilabs serán otros de los 'supervivientes' del año cultural. La gran aceptación que han tenido entre el público los talleres que ha desarrollado el laboratorio de cultura digital y tecnología ha provocado que Tabakalera, en cuyo espacio ha desarrollado el grueso de su programación, pase a controlarlo en solitario. El rastro dejado por el programa de 'Bidea 2016' también tendrá su continuidad a lo largo del próximo año. La iniciativa que durante todos los domingos de febrero a octubre ha puesto a más de 25.000 personas en relación con la cultura y la montaña mediante recorridos a pie por todo Euskadi, dejará como legado la señalización de las rutas que originan la red DSS2016.eu GR sarea.

'Sueño de una noche de verano', el espectáculo teatral que tuvo el parque de Cristina Enea como escenario y que congregó a más de 7.000 espectadores en la treintena de representaciones programadas está también llamado a volver a contar con nuevas funciones. La localización y la interacción del público en la obra han servido para que sea una de las actividades que mejor sabor de boca han dejado del programa cultural, y se sueñe con otra noche de teatro en Cristina Enea. La delegada de Cultura del Ayuntamiento donostiarra, Miren Azkarate, planteó la posibilidad de «hacer una obra cada tres años», aunque avisó de que sería «difícil» que esta se realizara el año que viene.

'Legado' intangible

«Creo que vamos a sentir un bajón y a echar de menos la intensidad de la actividad», indicaba la semana pasada en una entrevista a este periódico el director de 2016, Pablo Berástegui. En enero aún se vivirán contenidos del programa cultural con la presentación de la exposición de Tratado de Paz sobre José María Sert el 14 de enero en el Museo San Telmo, y de Komisario Berriak, el día de San Sebastián, en Vitoria.

Además de los proyectos, se baraja que quede como 'legado' la instalación 'Fuentes' en los jardines de Ondarreta de la artista Maider López o la obra 'MiramArt' del túnel de Miramar que conecta el paseo de La Concha con Ondarreta. De manera más intangible, no tan perceptible a primera vista para el ciudadano, desde 2016 están convencidos de que también formarán parte del 'legado' las nuevas formas de trabajar que ha fomentado la Capitalidad como las conexiones entre diferentes agencias culturales del territorio que antes no existían. Es el caso del proyecto 'Labore', que involucró a los museos de Donostia en un programa común para favorecer la relación entre el artista y los espacios culturales.

El concepto de cultura para la convivencia por el que ha girado la Capitalidad es otra de las ideas que queda para el 'legado', y se simbolizará a través del color azul. Donostia 2016 ha diseñado una campaña publicitaria en la que este color representará de manera figurativa la herencia de 2016.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate